Los alumnos de 2ºC rescataron del olvido a los ancestrales romances de ciego. Durante dos sesiones, los libros dieron paso a los harapos, bastones, gafas oscuras, zurrones y corros de oídos dispuestos a escuchar historias truculentas de épocas pasadas. Seis grupos, cada uno con su ciego, su lazarillo y su pliego de cordel recrearon 6 romances de ciego (unos antiguos, otros inventados). En la recitación del romance había algo más que una simple nota en juego: el interés del público y  su “limosna” (que otrora fuera única fuente de ingresos del ciego) . Al término de la representación, cada lazarillo pasó el sombrero de su amo ciego en busca de la complacencia y la caridad del público de la complicada plaza de 2º C, de tal manera que cuanto más pesara el sombrero, mejor sería la nota para el grupo. En las imágenes podéis ver la representación de algunos de los romances más premiados por la generosidad del público.

Pilar del Pozo 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: